miércoles, 11 de noviembre de 2015

Refugiados

Como bien sabemos, estamos acogiendo la llegada de personas refugiadas, por los motivos de guerra que están teniendo y que ya ha llegado a una circunstancia tan extrema que familias enteras han tenido que marchar a un lugar desconocido para poder sobrevivir. Esta guerra dio lugar en las primaveras árabes en 2011 y sus motivos son : la corrupción, la pobreza y la violación de los derechos humanos.
Siendo ya  el quinto año y que  cada vez son más las personas que están perdiendo la vida, esto deja una cifra de : 220.000 muertos, 11 millones de desplazados, 3.9 millones de refugiados, 12.2 personas que dependen de la ayuda que le están dando para poder sobrevivir.

¿ Estos no son los más perversos ejemplos de desigualdad e injusticia ?
Vienen a pedirnos ayuda porque ante todo, son personas, siguen siendo personas que tan sólo buscan poder salir del infierno en el que están viviendo. Y en algunos casos, ¿ qué han recibido ? ¿ Qué le hemos dado para conseguir mejorar su situación ? Porque si es cierto que los estamos ayudando y que se intenta conseguir acoger al máximo número de refugiados que se pueda, o eso pensamos.
Pero, ¿ y dónde dejamos quién para conseguir un buen reportaje o una buena fotografía ha tirado al suelo a niños o a padres con niños pequeños ? Habría que ver a esas mismas personas huyendo del lugar donde han estado toda su vida, dejando atrás todo, empezando de cero pero de cero, sin nada. Tan sólo con el consuelo de encontrar una vida mejor al cruzar la frontera.

¿ Sabemos qué se siente al ser una persona refugiada ? No sabes en quién confiar ni que harás para mantener a tu familia, ni siquiera sabes quien puede tenderte la mano o lanzarte al vacío cuando más necesitas un apoyo, no tienes la certeza de si saldrás adelante, solo estás con lo imprescindible, o en otro caso, lo que te ha dado tiempo a coger antes de marcharte, ¿ y aún así, hay personas qué juzgan cómo se sienten ? , ¿ con qué  motivo ?
Demasiados egoístas, ¿ no ? Las personas que ahora estamos acogiendo, necesitaron o ''pidieron'' ayuda de alguna manera u otra y ni nos inmutamos.

Por este motivo, dejo este breve pero emotivo artículo.


''  Recibimos una tienda hace cuatro meses para mí y mis seis hijos.
¿ Te puedes creer que nuestro sueño haya sido conseguir una tienda ?
Todavía pienso que vivir bajo los bombardeos es más digno que
vivir así. Si una bomba te cae, entonces mueres en el acto. Pero
aquí estamos muriendo cada día ciento de veces.
Morimos de frío, de enfermedades y de hambre.  ''


                                                                             Rami, 37 años, desplazado sirio


Autora : Ana Belén Franco Martín

0 comentarios:

Publicar un comentario