miércoles, 8 de marzo de 2017

Los derechos de los animales y la historia del puerto de Huelva

Vamos a charlar un poquito sobre el puerto de Huelva. Aunque algunas veces no lo parezca, Huelva está pegada al mar y tenemos un puerto que existe desde toda la vida. Vamos a contar hoy algo de su historia. De la historia del puerto y de la historia de la ciudad, porque la historia del Puerto es la misma HISTORIA DE HUELVA ya que su vida gira en torno a él desde sus orígenes. Los hombres y mujeres que habitaron en el pasado donde se asienta la actual Huelva, han estado siempre vinculados al mar por su condición de puerto natural.
      Nuestro puerto se encuentra situado físicamente sobre el río Odiel y la ría que se forma con la unión de las aguas del Tinto y el Odiel. Está vinculado a los primeros pobladores de estas tierras, que se asentaban sobre los cabezos e islas de la zona. 
     Hace 2.800 años, teníamos instalados en nuestra zona a nuestros amigos los Tartesos. Como puerto tartésico se dedicaba a la exportación de oro, plata y cobre procedente de las minas del interior. Se convierte en un lugar de intercambio de culturas con otros pueblos del Mediterráneo: griegos, fenicios... de los cuales se han hallado gran cantidad de vestigios, tanto en excavaciones en la ciudad, como en los múltiples dragados que se han realizado en la ría (en el Museo de Arqueología de Madrid hay una colección de espadas encontradas en 1923 y el famoso casco griego hallado en 1930).
     Con la Onuba romana, el puerto alcanzó gran importancia, sobre todo, durante el reinado de
Octavio Augusto. Hace 2.000 años la ciudad se conectó con las calzadas más importantes de alrededor; entre ellas, la Vía de la Plata que comunicaba con Híspalis (Sevilla) y Emérita Augusta (Mérida). El gran avance de los romanos fue crear esos caminos, las autopistas de la época, que permitían el comercio entre todos los rincones del imperio. Os recuerdo la famosa frase de  “TODOS LOS CAMINOS VAN A ROMA”.
     Con la romanización, la actividad portuaria se centra en la exportación de plata y cobre, así como salazones producidos  en factorías como las que se han encontrado en el excavaciones en la calle Tres de Agosto (la que sube de la plaza de las Monjas hasta la Palmera) o Fernando el Católico (detrás del Ayuntamiento) o en la isla de Saltés. El garum, esa salsa de pescado con la que a los romanos se les hacía la boca agua, también se hacía en Huelva.

2 comentarios:

  1. unos de los mejores programas echos hasta el momento,sobre todo mi primera experiencia como director de la cabina,todo un hito,no quita que tengamos errores de principiantes,hay que seguir mejorando y haciendo esta labor social tan especial!
    Willy.

    ResponderEliminar
  2. Muy bien, seguimos pensando que no necesitas abuela y que tus niveles de autoestima están disparados. Nos alegramos. Y es verdad que aun hay que pulir muchas cosas. La autoestima y creer en uno mismo es lo que hace que casi todo sea posible, chaval. "ASIN QUE"muy bien.

    ResponderEliminar