lunes, 30 de marzo de 2020

APÚNTATE AL RETO BANKSY / YES MARISMA

Un saludo a todo mi alumnado confitado en sus casas, viendo la calle a través de la ventana. No, ahora no os hablaré de Descartes ni de Kant. Hoy me gustaría compartir con vosotros el reto que ha planteado mi compañero Vincent Milhou, vuestro profesor de francés. Se trata de hacer bocetos y dibujos con la temática de este histórico confinamiento y las cosas que estamos aprendiendo de él, por duro que sea. Os dejo el enlace a continuación:


Jamás pensamos, ni los más jóvenes, ni los mayores, que el mundo, nuestra civilización y la especie humana en general pudiera pasar por estos momentos en pleno siglo XXI (aunque antecedentes haberlos haylos). Vivir esto es extraño para todos, aunque absolutamente necesario. Esta es una de las pocas veces en nuestra historia que tenemos que pensar como especie humana, porque uno de los elementos más minúsculos e imperceptible de la naturaleza ha puesto en jaque a todos y cada uno de los seres humanos del planeta. Nosotros, los grandes triunfadores de la evolución biológica, estamos aprendiendo de golpe dos cosas muy importantes: nuestra fragilidad como especie y la necesidad que tenemos los unos de los otros para existir y sobrevivir.
Por eso esta iniciativa y el trasfondo del mensaje que subyace en cada uno de esos dibujos son
importantes. Como toda expresión artística, en estos dibujos hay un universo de significados, vivencias y formas de entender el mundo, a nosotros mismos y a los demás. Entre los que leáis esta invitación estoy convencido de que hay algún artista deseando expresarse. Creo que este no sería un mal momento, ¿verdad?
Yo tengo cierta predilección por algunas de las obras urbanas de Banksy. Sí, es provocador y crítico, pero no pesimista. Es irreverente, claro, sabe que hemos fabricado un mundo donde el odio a los otros, el individualismo, las etiquetas, el dinero, el poder o el consumo compulsivo parecen ser los únicos valores posibles… Pero dibuja corazones rojos sobre fundos grises, ramos de flores lanzados a otros, en lugar de piedras. Sí, parece que nuestro universo humano se ha replegado en un egocentrismo que excluye al otro como un elemento de perturbación emocional. El precio que pagamos por ese desapego emocional mal entendido es la extirpación de la empatía o el amor. Si nos negamos a sentir no sufriremos, es posible (no muy probable), pero dejaremos de ser seres humanos en sentido estricto y pleno de la palabra. Por eso me gustan los grafitis de Banksy, una niña que intenta alcanzar un globo en forma de corazón, un ramo de flores lanzado que llegará a alguien al otro lado de la calle, dos guardias civiles besándose en lugar de empuñando armas. 
Además, en la línea del dibujo de Banksy, que sirve de inspiración para este reto, debemos reconocer que si algo estamos aprendiendo en estos días es que no somos tan autosuficientes como creíamos y que necesitar al otro no es más que reconocernos a nosotros mismo. Eso no nos hace menos libres, nos hace más conscientes de nuestra fragilidad y grandeza, y del mundo real en el que vivimos. 
Ánimo con el reto os quedan 6 días. 



0 comentarios:

Publicar un comentario