jueves, 12 de noviembre de 2015

La educación para mí

Antiguamente, la educación no existía para las clases sociales más bajas. En cambio, ahora todo el mundo puede estudiar, pero pocas personas lo hacen. Ven más divertido pasar el rato en la adolescencia, aunque en un futuro no tengan trabajo.
Pero no solo los alumnos obran mal. No. Los profesores también lo hacen, cuando no dan la asignatura que imparten o cuando, peor aún, abusan de su autoridad para quedar por encima del alumno aunque, en realidad, estén equivocados. En estos casos, nadie se pone de parte del alumno, puesto que, el profesor es el más importante.
Los profesores exigen respeto cuando la mayoría no lo hace recíproco. Si un alumno se convierte en el punto de mira del profesor, automáticamente tiene problemas.

En el sistema educativo también se incluye a los padres. Estos creen que a sus hijos los educa el centro. Y así es. Pero el profesorado los educa en el ámbito intelectual, es decir, les imparten las diferentes materias que les servirán para el futuro. El comportamiento y el respeto lo enseñan los padres, y eso, siguen sin verlo la mayoría de ellos.


Autora: Rocío Carrasco Urbano
3º ESO

0 comentarios:

Publicar un comentario